De acuerdo con el portal TMZ, la batalla ocurrió en el hoyo 18 de ese club especializado y, según un testigo, duró alrededor de 2 horas.

Ninguna de las personas que veían y grababan la brutal pelea resultó herida, más allá del susto que se llevaron.

En el video se ve a los cocodrilos luchar, donde uno de ellos muerde la cara del otro y no lo suelta, a pesar de que se retorció violentamente.

“Estábamos bastante seguros de que no se meterían con nosotros, porque estaban encerrados el uno con el otro. Pero fue bastante estresante ver eso”, dijo Matthew Proffitt, uno de los testigos, citados por el New York Post.