“Mientras (el canguro) corría hacia mí, pensé que era amigable, así que dije: ‘¿Qué pasa, Skip?’. Luego, me atacó dos veces antes de saltar”, relata el protagonista del video en el texto que lo acompaña en YouTube.

El portal IFL Science recoge la historia y detalla que el video fue grabado por una cámara en el casco de Bishop.

Para colmo de males, el parapentista aporreado tuvo que recoger su material de vuelo y caminar “varios kilómetros para conseguir señal” en su teléfono y llamar a un amigo para que fuera a buscarlo.