“Momento de horror en el que una anguila encuentra la salida de la garganta de una garza mientras vuela; la garza sobrevivió”, señala un usuario de Twitter que trabaja en un zoológico, como muestra en este trino:

Sam Davis, el fotógrafo, de 58 años, es un aficionado a captar con su lente la vida salvaje, pero su profesión es ingeniero, y quedó boquiabierto al ver la escena que tenía ante sus ojos y ante su cámara, aunque en principio creyó que se trataba de una serpiente que había mordido al ave en el cuello, cuando detalló las fotos se dio cuenta de que era una anguila que acaba de perforar el esófago del ave, informa el Herald de Nueva Zelanda.

El portal explica que este pez depredador es conocido como ‘anguila serpiente’, que se caracteriza por una cola puntiaguda capaz de perforar la arena del fondo del mar para esconderse, y fue así como logró abrir un agujero en el cuello del depredador que la había ingerido.

Al parecer, señala el diario británico Daily Mail, la anguila no pudo terminar de salir y habría muerto asfixiada, mientras que la garza sobrevivió, aunque se presume que no por mucho tiempo, debido a la gravedad de su herida y a que en el aire dos águilas se dieron cuenta de que estaba en problemas y empezaron a seguirla.

Una vez se posó en tierra, un zorro rojo también olfateó una posible cena gratis y acechaba, pero el final de la historia no se conoce.

Las anguilas son peces que habitan mares y ríos, y algunas emiten descargas eléctricas para protegerse de los depredadores, como se aprecia en este video de unas pruebas en un acuario.

Estas son otras fotos del mismo caso: