La República relató el hecho, en donde Eric Vekeman es el protagonista. Este hombre tiene un local que, durante mucho tiempo arrendó a una tienda, pero ahora quería convertirlo en un parqueadero para su auto.

Sin embargo, el permiso no fue autorizado entonces él tuvo que ingeniárselas y diseñar un invento bastante práctico que le permite realizar lo que quiere: guardar su carro.

Utilizando este mecanismo, Eric puede tardar cerca de dos minutos en todo el proceso de sacar y meter su auto en su nueva e ingeniosa ‘cochera’.