El estudio demostró que es posible inferir lo que un interlocutor escribe en su teclado durante una videollamada por cualquier plataforma como Zoom, Skype, Hangouts, etc., indicó el medio digital Threat Post.

Sus experimentos, llevados a cabo con condiciones controladas y con un número limitado de palabras, encontraron que con condiciones ideales era posible adivinar lo que se escribía solo observando los sutiles movimientos de los hombros frente a la cámara.

Los investigadores, agrega la web Genbeta, resaltaron que todavía hay muchas condiciones que pueden alterar los resultados del ‘Zoom snooping’, como las mangas de la camisa de la persona o incluso si tiene el pelo largo, lo que bajaría su precisión al 20 %.

No obstante, y pese a estos obstáculos, ya advierten que sus hallazgos son suficientes para advertir los posibles riesgos de seguridad que esto podría representar, sobre todo en una época en la que esta forma de comunicación se ha convertido en la más usada del mundo.

El estudio indica que una prevención simple sería cuidar con quién se entablan videollamadas, aunque también habla de ayudas para enfrentar este tipo de amenazas, como el uso de herramientas para opacar el fondo de la imagen, lo que disminuiría la efectividad del ‘Zoom snooping’ a entre 65 % y 13 %, concluye el Threat Post.