Teniendo en cuenta la alta demanda que hay de empresas que presten el servicio de comida a domicilio por la pandemia de la COVID-19, Uber ha decidido expandir su negocio.

Había rumores que decían que la multinacional iba a comprar GrubHub, pero al final hubo diferencias y “preocupaciones antimonopolio” que hicieron que la empresa de transporte se retirara de las negociaciones, indicó Cnet.

Por tanto, Uber se inclinó por Postmates al ver que compartían intereses y que podría ser un buen complemento a su plataforma UberEats. En ese sentido, cada una operará en zonas diferentes y le apuntarán a estilos de clientes distintos, pero realizando actividades parecidas, explicó Engadget.

Además, entrar en ese mercado le ayudará a contrarrestar las pérdidas que ha tenido, pues en el primer trimestre de 2020 dejó de recibir $2.900 millones de dólares por el confinamiento, señaló La FM.

Se espera que el acuerdo se cierre y se oficialice la entrada de Postmates a la compañía de transportes en los primeros meses de 2021, de acuerdo con Engadget.