Entre sus características, este androide puede transportar heridos, ser manejado a 300 metros de distancia, mantenerse solo durante 8 horas, hacer informes y visualizar su entorno a través de su cámara de inspección de videos de 360 grados, la cual le permite emplear tecnología de reconocimiento visual, según El Periódico.

Su entrada en acción se debió a que los miembros de la Brigada de Bomberos de París, que lucharon por varias horas para acabar con la tragedia que marcó la historia, se vieron comprometidos frente al riesgo de colapso de la estructura.

Por fortuna, el equipo de socorristas contaba con este robot que fue diseñado por la compañía francesa Shark Robotics para mantener fuera de peligro a los bomberos en este tipo de situaciones.

El autómata, que es manipulado a control remoto, cuenta con un cañón de agua, que, según este medio, alcanza una altura de 1.60 metros y ayudó a controlar el incendio que pudo causar una catástrofe.

Colossus pesa 500 kilogramos. Además, se moviliza a una velocidad de 3.5 km/h, resiste más de 500 kg de carga y puede aguantar temperaturas extremas, agrega Gizmodo.

Este robot lleva en servicio dos años en la brigada de París, según El Periódico.