A pesar de que aún la PlayStation de última generación no tenga nombre, Sony planea que los usuarios puedan disfrutar de gráficos 8K, audio 3D potenciado por su chip del fabricante AMD capaz de captar hasta los sonidos más cautelosos, y agilidad para jugar con nuevos títulos.

Cabe mencionar que los juegos lanzados para la consola anterior (PS4) serán compatibles con esta nueva, según Cerny.

El diseñador aclara en Wired que será una consola con un hardware totalmente nuevo. Por esta razón, indica que el tiempo de carga de cada juego será mucho más rápido por el reemplazo que tendrá su disco duro por uno solido (SSD) que no tiene partes móviles, y por ende, es más veloz y consume menos energía. 

Para su alta definición en los gráficos, la PS5 incluirá tecnología de trazado de rayos con ayuda de una tarjeta aceleradora (GPU) personalizada que se basa en el hardware de Radeon Navi de AMD.

Además, traerá consigo un procesador (CPU) de ocho núcleos que se apoyará en la tercera generación de la familia Ryzen de AMD.

La consola llegaría en el 2020 con un control DualShock, el cual podría incluir una pantalla táctil, según Gizmodo.