Los nuevos cambios se descubrieron por Respawnfirst, que informó que el sensor en uno o ambos lados de los agarres del Dualshock 5 rastreará la actividad electrodérmica (secreción de sudor) y la frecuencia cardíaca.

La tecnología será utilizada por la PlayStation 5 para hacer ajustes a la experiencia de juego del usuario. Sin embargo, se desconoce exactamente cómo sucederá y qué cambios se pueden esperar, añadió.

Según la información de la patente, el objetivo es “crear una experiencia inmersiva y altamente interactiva para los jugadores”

Además, la compañía no compartió el nuevo nombre, aunque se espera que se llame DualShock 5. Luego se supo que el controlador podría venir con un micrófono integrado para soportar y mejorar el manejo de voz, así como los botones orientados hacia atrás, informó BGR.com.

La redacción de la patente explica que la biorretroalimentación se utilizará para seleccionar, entre las opciones presentadas, un contenido sin que el usuario tenga que escoger ninguna entrada. También que La PlayStation Camera servirá para capturar datos del usuario, lo que quiere decir que la nueva característica podría funcionar también para la realidad virtual (VR).