Según The Wall Street Journal, que cita fuentes anónimas conocedoras del caso, la SEC y Facebook firmaron un acuerdo que se dará a conocer públicamente este miércoles, y que es el resultado de una investigación que se inició a raíz del escándalo de la consultora británica Cambridge Analytica, que recopiló millones de datos de internautas de la plataforma sin su consentimiento y con fines políticos.

Luego de adelantar las pesquisas pertinentes, la SEC halló que la empresa que dirige Mark Zuckerberg no informó debidamente a sus inversores que desarrolladores y otras personas ajenas a la compañía habían obtenido datos de los usuarios sin su permiso, lo que supone una violación de las propias políticas de Facebook.

La multa de la SEC, por tanto, no se fundamenta en el potencial efecto pernicioso que estas prácticas pudieron tener para los usuarios —ello está siendo investigado por otras agencias de EE.UU.—, sino en el hecho de que, al no informar de ellas a los accionistas, estos asumieron un riesgo extra sin ser conocedores de ello.

El escándalo de Cambridge Analytica es la mayor de las múltiples controversias a las que ha tenido que hacer frente Facebook en los últimos años y tiene claras implicaciones políticas, ya que los datos de los internautas fueron usados por la consultora para elaborar perfiles psicológicos de votantes estadounidenses.

Estos perfiles fueron supuestamente vendidos, entre otros, a la campaña del ahora presidente de EE.UU., Donald Trump, durante las elecciones de 2016.

Pero los problemas para Zuckerberg y Facebook no paran ahí. En paralelo a la multa de la SEC sobre la que informa el Journal, también se prevé que este miércoles se anuncie otra sanción todavía superior a Facebook, en este caso, por parte de la Comisión Federal del Comercio de EE.UU. (FTC, por sus siglas en inglés) y que alcanzaría los 5.000 millones de dólares, la mayor jamás impuesta por este organismo a una firma tecnológica.

La multa de la FTC, que la propia empresa ya indicó que era una posibilidad al presentar sus resultados trimestrales el pasado abril, y que fue difundida por la prensa a mediados de julio, también es a causa de su gestión de la privacidad, aunque, en este caso, el motivo sí son los perjuicios que Facebook causó a los usuarios.

Además de la multa económica, el Journal también adelantó este martes que la decisión de la FTC incluye que el consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg, tenga que certificar personalmente cada trimestre que la empresa está “tomando medidas para proteger la privacidad de los usuarios”.

Al obligarle a hacer estas declaraciones a nivel individual, en caso de que posteriormente se hallasen falsas, Zuckerberg se podría enfrentar a sanciones directamente contra su persona.

Además de los probables anuncios de las dos sanciones, el miércoles también será el día en que Facebook presente, al cierre del mercado bursátil, los resultados correspondientes a la primera mitad de su año fiscal 2019.