Aunque se habla mucho de ellos, hasta ahora los agujeros negros han sido solo teorizados, modelizados e incluso detectados mediante pruebas indirectas, pero nunca observados. Tal es el misterio que los rodea, que su naturaleza todavía escapa a la comprensión humana y muchos incluso dudan de su existencia.

Por eso, la apariencia de uno de estos objetos celestes masivos, pero comprimidos en un volumen muy pequeño, ha inquietado a los astrónomos durante muchísimo tiempo.

Según la ley de la relatividad general publicada en 1915 por Albert Einstein, que teoriza su funcionamiento, la atracción gravitacional de estos “monstruos” cósmicos es tal que no se les escapa nada: ni la materia, ni la luz, sea cual sea su longitud de onda.

¿Qué significa esto? Que son invisibles al ojo humano y a la mayoría de nuestros medios de observar el universo

¿Cómo verlos si son invisibles? Los astrónomos creen poder conseguirlo por contraste; es decir, gracias al fondo brillante que forma la materia que lo envuelve. Ocho telescopios en el mundo, unidos gracias al proyecto Event Horizon Telescope (EHT), colocaron en su punto de mira de forma simultánea dos agujeros negros: Sagittarius A*, en el centro de la Vía Láctea, y su congénere de la galaxia M87, con el objetivo de tratar de obtener una imagen.

Desde entonces, la comunidad científica espera los resultados, que podrían tener alcances en la forma en que entendemos el universo y la gravedad, por ejemplo.

Combinando los ocho telescopios, el EHT creó un telescopio virtual del tamaño de la Tierra, de alrededor 10.000 km de diámetro. Con este, los astrónomos se fijaron como objetivos los dos mayores agujeros negros vistos desde la Tierra.

En términos generales, la idea es que cada uno de ellos capte un fragmento del horizonte de sucesos, que es lo que comúnmente se muestra como el círculo oscuro que vemos como hoyo negro. Una supercomputadora asimilará las imágenes y las ensamblará para mostrarnos el resultado.

Este será presentado este miércoles a las 8 de la mañana, hora colombiana, durante seis ruedas de prensa organizadas simultáneamente en Bruselas, Santiago, Shanghái, Tokio, Taiwán y Washington.

Este video ilustra a la perfección la magnitud del experimento y la forma en que se ha venido efectuando: