El dispositivo, del tamaño de una tostadora pequeña y que utiliza tecnología molecular, también es capaz de dar resultados negativos en 13 minutos, dijo la compañía en un comunicado de prensa.

“La pandemia de COVID-19 se librará en múltiples frentes, y una prueba molecular portátil que ofrece resultados en minutos se suma a la amplia gama de soluciones de diagnóstico necesarias para combatir este virus”, dijo el presidente y jefe de operaciones de Abbot, Robert Ford.

El pequeño tamaño de la prueba significa que se puede usar fuera de las “cuatro paredes tradicionales de un hospital”, dijo Ford, y Abbott está trabajando con la FDA para enviarlo a las zonas más castigadas por el coronavirus.

El prueba no ha sido aprobada por la FDA, y solo ha sido autorizada para uso de emergencia por laboratorios y proveedores de atención médica autorizados, dijo la compañía.