El sistema, competencia de Netflix, entró en línea en la madrugada de este martes en Estados Unidos y Canadá, abriendo la posibilidad de ver miles de películas y series de Disney, Pixar, Marvel, Lucasfilm y National Geographic en televisores, tabletas y celulares.

El jefe de Disney, Bob Iger, calificó el lanzamiento como un “momento histórico de la compañía, marcando una nueva etapa de innovación y creatividad”.

Pero después, en redes sociales se multiplicaron la denuncias de usuarios que no podían acceder y la compañía reconoció que hubo problemas técnicos debido a la alta demanda. “La demanda de los consumidores de Disney+ ha superado nuestras altas expectativas”, dijo la compañía en un comunicado. “Estamos satisfechos con esta increíble respuesta y estamos trabajando para resolver rápidamente los problema de los usuarios. Apreciamos su paciencia”, añadió.

El servicio de monitoreo web en tiempo real Downdetector reportó al menos 8.000 problemas para acceder a Disney Plus pasado el mediodía.

Docenas de usuarios de Twitter enviaron mensajes reportando las fallas, algunos usando imágenes de la película de Disney “Wifi Ralph”. Otros se quejaron de los largos tiempos de espera para ponerse en contacto con el servicio de asistencia técnica.

Curiosamente, algo parecido y hasta peor le sucedió el más antiguo de los parques temáticos de Disney, el Disneylandia de Los Ángeles, California. Gizmodo recuerda que en aquel 17 de julio de 1955 abrió sus puertas y se desató el caos.

“Muchas de las atracciones del parque no estaban listas para operar el día de la inauguración”, comenta ese medio, pero además había falta de agua y hasta el asfalto se derritió por el calor en algunos sitios. Además, asegura que se esperaban 15.000 visitantes y llegó el doble, por lo que hubo importantes trastornos por el tráfico en los alrededores y miles se colaron.

Eso sí, todo se fue superando y parece haber quedado en realidad como un buen presagio.