La plataforma considera que los discursos políticos hacen parte del contenido periodístico, por lo que no se les aplicarán las normas de comunidad que Facebook les exige a sus otros usuarios, de acuerdo con Mashable.

Una de las normas que la comunidad de Facebook debe cumplir es no publicar información falsa que incite a otros usuarios a tomar acciones incoherentes. Todos los que no la cumplan pueden ser sancionados o su publicación eliminada, mencionó el mismo medio.

Los políticos no tendrán que cumplir esta regla porque la aplicación cree que no es responsabilidad suya intervenir cuando los funcionarios están en campaña. Esto quiere decir que no revisarán ningún contenido político, ya sea de publicidad orgánica o paga, según Facebook.

“No es un papel apropiado para nosotros arbitrar debates políticos e impedir que el discurso de un político alcance a su audiencia y sea objeto de débate público y escrutinio. Es por eso que excluimos a los políticos de nuestros programa de verificación de terceras partes”, afirmó la red social.

Sin embargo, no quedarán exentos de todas las reglas, pues si crean algún contenido que incite a la violencia de una manera exagerada, la compañía tendrá que eliminarlo para poner a salvo a todos los usuarios, informó la compañía.

El argumento de Facebook para ser tan flexible con los políticos es el derecho a la libertad de expresión, la red social explicó que no es justo que una empresa privada regule lo que dicen los próximos mandatarios.