Así lo aseguró BBC después de recibir los documentos internos por parte de ARM.

Allí explican que, como sus diseños incluyen tecnología con origen de los Estados Unidos, temen de que la multinacional se vea afectada por la prohibición de Trump.

Huawei, por su parte, emitió un comunicado explicando:

“Valoramos nuestras relaciones cercanas con nuestros socios, pero reconocemos la presión que sufren algunos de ellos como resultado de decisiones políticas (…) Estamos seguros de que esta lamentable situación se puede resolver y nuestra prioridad sigue siendo continuar brindando tecnología y productos de clase mundial a nuestros clientes”, dijo un portavoz del fabricante chino, citado por The Verge.

De acuerdo con este portal, Huawei tiene almacenadas las piezas fabricadas en Estados Unidos que, al parecer, durarían de 3 meses a un año.

Sin embargo, un analista señaló que esta noticia sería un golpe “insuperable” y afectaría “enormemente a la compañía china, ya que estos chips se utilizan para sus teléfonos inteligentes, computadores  y dispositivos con tecnología 5G.

Además, cabe recordar que Vodafone, la compañía de telecomunicaciones británica, decidió suspender la compra de dispositivos del fabricante chino que manejen tecnología 5G.

ARM cuenta con su sede en el Reino Unido y suministra sus diseños son la base que utilizan la mayoría de procesadores móviles a nivel mundial, incluyendo Apple y Samsung.