Ambos estudiantes están siendo acusados por conspiración y actividad delictiva con computadores, indica The Washington Post.

Para evitar presentar exámenes que necesitaban Internet, utilizaban una ‘app’ o un programa para bloquear la red cuando ellos quisieran.

Además, según este medio, otros estudiantes los apoyaban y les pedían que lo hicieran una y otra vez.

The Washington Post afirma que la conexión de Wi-Fi del colegio ya funciona con normalidad, después de que las interrupciones afectaran las tareas diarias de los estudiantes.