El propósito de Estados Unidos es limitar la fabricación de semiconductores en el extranjero con tecnología estadounidense.

“Este anuncio bloquea los esfuerzos de Huawei para eludir los controles de exportación de Estados Unidos”, dijo el Departamento de Comercio en un comunicado.

El texto agregó que pondría el foco “específica y estratégicamente en la adquisición de semiconductores por parte de Huawei que sean producto directo de ciertos programas informáticos y tecnologías estadounidenses”.

La empresa china de tecnología especializada en telecomunicaciones ha estado bajo extrema presión de Washington, que con su cabildeo ha conseguido que aliados en todo el mundo eviten los equipos desarrollados por Huawei en nombre de la seguridad, en un contexto de guerra comercial entre China y Estados Unidos.

La Casa Blanca anunció el año pasado que incluyó a Huawei en una lista negra que le impide tanto comprar componentes clave como operar en el mercado estadounidense, aunque ha ordenado una serie de prórrogas para permitir a empresas de Estados Unidos que trabajan con Huawei que se puedan ajustar a esa prohibición.

Este viernes la prórroga se extendió por otros 90 días.

El Departamento de Comercio dijo que desde que Huawei entró en la lista negra en 2019, la compañías de Estados Unidos que desean exportar componentes deben obtener una licencia del gobierno.

Huawei, sin embargo, siguió utilizando software y tecnología para diseñar semiconductores tercerizando la producción en plantas fuera de Estados Unidos, donde se utilizan asimismo equipos de fabricación estadounidense, agregó el Departamento de Comercio.

Para el secretario de Comercio, Wilbur Ross, la triangulación a la que recurre Huawei para eludir las restricciones es inaceptable.

“Así no es como se comporta un ciudadano corporativo global responsable”, dijo.