La Comisión de Competencia de Estados Unidos (FTC) y fiscales que representan a 48 estados y territorios del país presentaron una demanda contra Facebook este miércoles alegando que el gigante de las redes sociales abusó de su posición dominante con sus grandes adquisiciones para neutralizar a la competencia.

En particular, las autoridades culpan a Facebook por las adquisiciones de la aplicación Instagram, en 2012 por 1.000 millones de dólares, y del servicio de mensajería WhatsApp, en 2014 por 22.000 millones de dólares. También critican las condiciones impuestas por Facebook a los desarrolladores de software.

“Las acciones de Facebook para afianzar y mantener su monopolio niegan a los consumidores los beneficios de la competencia”, dijo Ian Conner, director de la Oficina de Competencia de la FTC.

“Nuestro objetivo es revertir la conducta anticompetitiva de Facebook y restaurar la competencia para que la innovación y la libre competencia puedan prosperar”.

Demanda contra Facebook en Estados Unidos

La FTC está pidiendo a los tribunales que eventualmente obliguen a Facebook a revender Instagram y WhatsApp. La agencia también quiere que el grupo dirigido por Mark Zuckerberg deje de obligar a los desarrolladores a aceptar ciertas condiciones y le pida luz verde para cualquier operación de adquisición.

Los fiscales por su parte reclaman ser notificados de cualquier adquisición superior a 10 millones de dólares que la red social quisiera realizar.

“Utilizando los vastos recursos a su disposición en términos de datos y dinero, Facebook ha aplastado u obstaculizado lo que la compañía vio como amenazas potenciales”, dijo la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, en rueda de prensa. (Vea también: WhatsApp lanzó su nueva herramienta de carros: ¿qué es y para qué sirve?)

Al hacerlo, el grupo “reduce las opciones de los consumidores, sofoca la innovación, degrada la protección de la privacidad de millones de estadounidenses”, dijo.

La principal red social del mundo ha rechazado constantemente las acusaciones de monopolio, argumentando que los consumidores tienen muchas opciones sobre cómo interactuar en línea.

La demanda hace presagiar una feroz batalla judicial que busca obligar a Facebook a deshacerse de las aplicaciones que se han convertido en un elemento cada vez más importante del modelo de negocio del gigante californiano y que están integradas en su tecnología.

Facebook responde a demanda antimonopolio en Estados Unidos

Luego de la acusación, la red social de Zuckerberg emitió un comunicado en el que cataloga este proceso como algo histórico.

“Esto es revisionismo histórico. Las leyes antimonopolio existen para proteger a los consumidores y promover la innovación, no para castigar a las empresas exitosas. Instagram y WhatsApp se convirtieron en los productos increíbles que son hoy porque Facebook invirtió miles de millones de dólares, y años de innovación, conocimiento y experiencia para desarrollar nuevas funcionalidades y mejores experiencias para las millones de personas que disfrutan de esos productos”, señaló Jennifer Newstead, Vicepresidente y Directora General Jurídica de Facebook.

Para la ejecutiva de la red social, el hecho más importante en este caso, que la Comisión Federal de Comercio no menciona en su denuncia de 53 páginas, es que validó estas adquisiciones hace años. “El gobierno ahora quiere una revaluación, enviando la alarmante señal para las empresas estadounidenses de que ninguna venta es definitiva”, sostuvo.

Finalmente, asegura que las personas y las pequeñas empresas no eligen utilizar la publicidad y los servicios gratuitos de Facebook porque tengan que hacerlo, sino porque nuestras aplicaciones y servicios ofrecen el mayor valor.

“Defenderemos enérgicamente la capacidad de las personas para seguir tomando esa decisión”, sentenció Newstead.

Con AFP.