La nueva ola ocasionó 79 nuevos casos de de coronavirus en Pekín y las  primeras investigaciones apuntan a que el origen está en una tabla de cortar salmón de una de las pescaderías del mercado, informó Gizmodo.

Cuando se supo de los nuevos casos las autoridades practicaron pruebas a 517 trabajadores de la plaza de mercado, de los cuales 45 dieron resultaron contagiados.

Luego de tener este resultado se hicieron pruebas a otras 5.803 personas, de las cuales no salió ninguna positiva. Por lo tanto, las autoridades cerraron el mercado y procedieron a tomar muestras de las superficies y de la mercancía en venta en Xinfadi.

Así se pudo establecer, luego de tomar 2.383 muestras, que el coronavirus procedía de una tabla para cortar salmón, agregó el mismo medio. 

Un epidemiólogo del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de China dijo que las muestras tomadas de las superficies del mercado y las investigaciones revelaron que las variantes de SARS-CoV-2, patógeno responsable del COVID-19, eran más similares a las cepas generalizadas en Europa. Esto quiere decir que el virus viajó a Beijing desde otro lugar, aunque no necesariamente desde Europa.

Wu Zunyou, también epidemiólogo de los CDC de China dijo, según Beijing News Express, que los casos relacionados con el mercado probablemente se transmitieron a partir de los mariscos y los productos cárnicos luego de que fueran infectados al ser manipulados por personas con COVID-19 en otros lugares.

Sin embargo, aún no se ha determinado si la infección pudo haber ingresado a través de uno de los trabajadores del mercado, que luego manejó los artículos y propagó el virus, agregó Iflscience.