Bridgerton se convirtió en la serie más vista de la plataforma Netflix, superando a otros éxitos como Gambito de Dama, The Witcher o Lupin. Y es que, con menos de dos meses desde su estreno, la serie de origen británico supera los 82 millones de visitas, según la agencia EFE. 

Y es que esta producción ha resultado particularmente llamativa por su contenido cultural (la historia se desarrolla en el Reino Unido de principios del siglo XIX) y explora la forma en que se vivía la sexualidad y las relaciones afectivas en ese entonces. 

Lady Whistledown, la narradora de la historia, es la afamada actriz Julie Andrews, de 85 años, quien en 1964 ganó un Oscar por encarnar a la recordada Mary Poppins.

Daphne Bridgerton, protagonista de la serie, es Phoebe Dynevor, una de las más destacadas actrices en la actualidad, con solo 25 años de edad.

Simon Basset, protagonista masculino, es Regé-Jean page, de origen africano, quien ha roto muchos esquemas en materia de estereotipos.

Por lo pronto, el 2021 comenzó con la serie inspirada en las novelas de Julia Quinn, quien en el mundo literario también tuvo un éxito considerable al retratar en sus historias un contexto que no deja de ser llamativo para las audiencias.