Este ejercicio puede llevarse a cabo mientras el bebé duerme, ya que requiere de movimientos lentos que no generan ruido. Por eso, es ideal realizar estos ejercicios en la comodidad de la casa, en un ambiente relajado y en un momento que permita total relajación.

Es importante empezar con movimientos suaves y delicados que no esfuercen demasiado los músculos que durante el parto se estiraron y debilitaron, recomienda Infos Mamá.

Entre otros beneficios están: reforzar la parte superior de la espalda, el suelo pélvico, el abdomen y los muslos, además de disminuir el riesgo de desarrollar ansiedad o depresión.

Antes de realizar cualquiera de estos ejercicios, es importante consultar con un médico que apruebe la rutina.

Tenga en cuenta este video publicado en Zoom, para realizar la rutina varias veces a la semana.