Ospina descubrió a los infractores en medio de un recorrido que estaba haciendo precisamente para verificar que se cumpliera el toque de queda que impuso para prevenir la propagación de la pandemia.

En un sector vio a cuatro extranjeros que, de acuerdo con Blu Radio, llegaron el mismo día en el que se reportó el primer caso de COVID-19 en Buga, Valle del Cauca, y que son originarios de Francia, Alemania y Australia.

Los turistas fueron sorprendidos bailando, como se aprecia en el video, y —al parecer—bebiendo alcohol, razón por la que el alcalde les pidió sus pasaportes.

“Me parece el colmo que pongan en peligro a mis ciudadanos. No hay disculpas”, les reprochó Ospina, por irrespetar las medidas para evitar la acelerada extensión de la pandemia, que ya tiene a 210 personas infectadas en el país.

Ante el incumplimiento de las leyes de la ciudad por parte de los extranjeros, señaló Ospina en su Twitter, no queda más que deportarlos.