Córdoba fue secuestrada el 21 de mayo de 1999 por paramilitares al mando de Carlos Castaño, que se reunió con ella en cautiverio y le habló de Garzón, a quien denominó como ‘Betún’.

Yo le dije: ‘Hermano, muévase’, es más, le dije: ‘Hable con Yamit (Amat), busquen al presidente (Andrés Pastrana). A ti te van a matar’. Le dije: ‘Yo me salvé por ahora, pero yo creo que a ti te van a  matar’’, explicó con nostalgia.

Según añadió la exsenadora, ella cumplió con su “deber ético y moral de hablar con Jaime para que se salvara”. Pese a esto, Carlos Castaño ordenó a la banda delincuencial ‘La terraza’ que acabara con la vida del periodista y lo asesinaron el 13 de agosto de 1999.

Este es el informe: