Los funcionarios del Ministerio Público registraron en videos la grave situación en toda la infraestructura del centro médico e hicieron un llamado a las autoridades para que entreguen un servicio de calidad a más de 79.000 residentes y visitantes de la isla.

Las imágenes dejan ver cómo grandes cantidades de agua se filtran por las lámparas en el techo, provocando un riesgo adicional de un corto eléctrico. Lo más grave es que el personal de salud parece no estar sorprendido por esa situación.

Otros momentos de la grabación muestran que los pasillos y dos habitaciones están completamente inundadas. Los archivos, documentos y probablemente las historias clínicas de los pacientes corren el riesgo de destruirse ante el agua que continúa cayendo; también, algunos equipos para la terapia de los pacientes.

La Procuraduría dice que el hospital tiene riesgo de colapso, así como otras zonas del edificio, como la de las UCI, explicó el procurador delegado para la Salud, Gelman Rodríguez, a Blu Radio:

“Hacemos un llamado inmediato, un SOS por la salud de San Andrés. Por favor señores del Gobierno departamental, del Gobierno Nacional es necesario corregir todos los defectos, debilidades e inconsistencias que se están presentando en el Hospital de San Andrés, la población sanandresana merece un servicio de salud con calidad”.

Lo más grave es que hace apenas dos días, San Andrés lanzó la alerta sanitaria porque el contagio de COVID-19 y las muertes por la enfermedad han crecido aceleradamente en el último mes y alcanzan un incremento del 776 %; eso obligó al Hospital a instalar una UCI hace apenas tres días.

8 pacientes ya tuvieron que ser trasladados, indicó Caracol Radio. Además, que el piso comenzó a ceder, le explicó la directora de la IPS Universitaria a la emisora:

“Tocó regresarlos porque el piso ya se está desbaratando, una UCI nueva, acabada de entregar. El movimiento de los pisos los está haciendo ceder. La Gobernación no entregó una UCI que cumpliera todas las exigencias, en San Andrés Islas solo hay nueve camas UCI disponibles para atender a pacientes, de las cuales solo hay disponible una, el resto de los pacientes tendrán que ser trasladados al interior del país”.

A esto se le suma que otras camas no pueden ser utilizadas ante la falta de una planta de oxígeno adicional.

Por eso, el órgano de control indicó que es urgente una intervención inmediata para frenar el contagio y las muertes “teniendo en cuenta que la reapertura de vuelos comerciales y la llegada de turistas podría saturar la capacidad instalada de unidades de cuidado intensivo, que para la fecha tiene una tasa de ocupación de más del 50 %”.