El video se obtuvo luego de que investigadores revisaran poco más de 80 horas de grabación de cámaras de seguridad del barrio La Victoria (localidad de San Cristóbal), en el sur de la capital, y allí se observa el recorrido que hizo la mujer aquel 27 de mayo para desplazarse hasta su lugar de trabajo, que estaba a unas 5 cuadras de su vivienda.

En las imágenes, que difundió Noticias Caracol, se aprecia que Adriana Aponte cruza enfrente de una tienda sobre las 10:00 de la mañana y que repentinamente se detiene. Es ahí, dicen los investigadores, cuando el delincuente dialoga con ella y luego la ingresa por la fuerza a la tienda.

La hipótesis que tienen las autoridades es que el propietario de la tienda, Harold Lozano, la habría abusado sexualmente, asesinado y luego desmembrado su cuerpo para arrojarla en bolsas cerca de un colegio, a pocas cuadras de donde la mujer vivía con sus familiares.

De hecho, el noticiero mostró otra grabación del momento en que Lozano, ya en horas de la noche, sale de la tienda con varias bolsas negras en sus manos. Allí, la Policía cree que escondía el cuerpo de la mujer, que fue hallado en la calle sobre las 8:00 de la noche por un ciudadano que dio la alerta.

La Policía Metropolitana emitió un comunicado en el que explica que al revisar el material se encontró que la mujer “justo al frente de una tienda, misteriosamente desaparecía”, y que por eso se obtuvo una orden para allanar la vivienda.

“Utilizando el reactivo ‘Bluestar’ (luces forenses), se descubrió que en el sitio había restos de fluidos e, incluso, un lago hemático (mancha de sangre), que al parecer trataron de ocultar”, se lee en el comunicado.

La Policía de Bogotá dice que otro detalle que llamó la atención fue “la ausencia” del propietario de la tienda una vez se inició esta indagación, pues los investigadores notaron que Lozano ya no era el que abría la tienda, sino que lo hacía “una de sus conocidas”.

“Incluso, se había ido del sector”, asegura la Policía, que tuvo que hacerle un rastreo a su línea telefónica para ubicarlo y capturarlo, en una vivienda en la localidad de Los Mártires.

A Lozano le encontraron en sus antecedentes “un hecho de acto sexual abusivo con (persona) incapaz de resistir”, en 2013, época en la que trabajaba como conductor de ambulancia.

El hombre fue enviado a prisión pese a que no aceptó los cargos por el delito de homicidio agravado, en un hecho que causó conmoción por como sucedió y porque la víctima era una mujer humilde y trabajadora.

Este informe de Noticias Caracol muestra el seguimiento que hizo la Policía para dar con el presunto asesino.