Luego de mencionar casos como el de un general que vendía armas a las Farc y luego a sus disidencias y las alianzas de otro con narcotraficantes del Clan del Golfo, Iván Cepeda señaló, en una sesión virtual del Senado, que el Gobierno no ha tomado decisiones significativas para condenar este tipo de irregularidades dentro del Ejército, e hizo 17 consideraciones.

En una de esas consideraciones, el congresista del Polo se refirió a los vínculos, “que dicen las investigaciones periodísticas”, hay entre generales involucrados en escándalos y miembros del partido de Gobierno, que lidera Álvaro Uribe.

Cepeda habló de Rafael Nieto y dijo que lo denunció penalmente. Luego dijo que Uribe “nos quedó debiendo una explicación de cómo fue que obtuvo, de fuentes de inteligencia militar, los datos de unas coordenadas donde se produjo una operación para extraer, de una zona del conflicto armado, a uno de los negociadores de ese entonces proceso de paz, un comandante de la guerrilla de las Farc, cuya posición fue revelada en su cuenta de Twitter“. Y, finalmente, se refirió a generales en retiro que estarían vinculados con el Centro Democrático.

El expresidente reaccionó luego de la declaración de Cepeda, y aseguró que su partido no está de acuerdo con los perfilamientos en el Ejército. Dijo que desde hace más de 10 años él no tiene relación con las Fuerzas Militares, y resaltó que “nunca” recibió informaciones por parte de militares. Además, defendió a Nieto.

En seguida indicó que es Cepeda el que “tiene  una gran deuda con el país”, porque, según Uribe, en los computadores de ‘Raúl Reyes’ se encontró información “que involucran en la Farc política al senador Cepeda”.

“Hoy el senador Cepeda se escuda en los valores de la democracia y en la atractiva palabra de la paz, cuando él no fue un luchador por la paz, sino un colaborador del terrorismo de las Farc”, concluyó el expresidente.

El cruce entre los senadores no pasó a mayore, por lo menos hasta la publicación de esta nota.