El propósito del contrato, dijo Tomás Uribe en Blu Radio, es mantener la reputación de Álvaro Uribe en Estados Unidos y que el congreso de ese país conozca que detrás del proceso del exmandatario está Iván Cepeda, a quien tildó de ser “el líder de la nueva generación de las Farc”.

El periodista Joshua Goodman, de la agencia AP, publicó en Twitter el contrato que los Uribe hicieron con la firma de lobby DCI Group, cercana al partido Republicano, por 40.000 dólares mensuales (unos 150 millones de pesos), el 20 de agosto.

El contrato lo firmó el hijo mayor de Uribe, a través de la empresa 31416 SAS, radicada en Medellín; y agregó, según Semana, que en primera instancia la familia pagará la mensualidad con su dinero, pero recibirá apoyo de otros ciudadanos. 

“Se trata de un contrato por un par de meses, cuyos costos vamos a cubrir inicialmente nosotros como familia, y posteriormente con el apoyo de miles de personas que han expresado su preocupación por la detención arbitraria de Uribe, que la ven como una amenaza hacia la democracia y hacia la libertad en Colombia”, dijo Tomás, según la revista.

Específicamente, la empresa estadounidense tiene el trabajo de difundir la versión que el expresidente tiene sobre el caso de falsos testigos, por el que se le ordenó la detención domiciliaria, señaló Blu Radio.

Esa labor comenzó este domingo, según Noticias Uno, con un comunicado en el que DCI Group dice que Uribe se encuentra preso de manera ilegal, mientras los “líderes terroristas están caminando libres”.

Además, el documento, publicado por el noticiero, manifiesta que las acusaciones contra el exmandatario, que renunció al Senado para que su caso pase a la justicia ordinaria, son infundadas y tienen “motivaciones políticas”.

Precisamente eso es lo que ha manifestado Uribe a través de sus redes sociales, que también ha utilizado para pedir que se publique el expediente completo de su caso.