A través de un comunicado, las directivas del centro educativo anunciaron la suspensión de las clases.

La determinación se habría tomado después de una reunión entre directivas y los líderes estudiantiles en la que se expusieron varios desacuerdos. El Consejo Académico denunció que se cometieron actos vandálicos contra las instalaciones al terminar el encuentro.

“El Consejo Académico de la Universidad manifiesta su desaprobación ante los actos de hostigamiento el día 15 de noviembre a la Mesa de Diálogo (…) Igualmente denuncia agresión e irrespeto a servidores públicos que se encontraban en la rectoría (…) además de la persecución y agresiones verbales dirigidas al señor rector Leonardo Fabio Martínez en las instalaciones de la calle 72”, dice la comunicación de la universidad.

De igual forma, Martínez dijo, en declaraciones recogidas por El Espectador, que “desafortunadamente, un grupo de personas interrumpió en el espacio con agresiones, golpes en las puertas, se rompió un vidrio en la rectoría y, luego, las agresiones continuaron en el campus”.