Su creadora es la madre de Maria José, que adaptó esta mascarilla a las necesidades que presenta su hija debido a una discapacidad auditiva y el tapabocas normal no le funciona.

La pequeña tiene 7 años y cursa segundo grado de primaria en un colegio estándar. La preocupación de su mamá, Nanny Garzón Montoya, se centra en la disposición del Gobierno que da cuenta de que en agosto se podría volver a las aulas de clase.

“Nosotros gesticulamos más despacio, tratamos de vocalizar bien para que ellos nos entiendan. Entonces, al estar en el colegio, y la profesora con la boca cubierta, ¿cómo van a hacer?”, indicó la madre a Noticias Caracol.

Para buscar una solución a las limitaciones comunicativas que puede tener su hija, Nancy asegura que este tapabocas permite a las personas con capacidades auditivas limitadas entenderse mientras se cuidan del coronavirus.

Con la ayuda de una lámina de plástico transparente pudo personalizar los tapabocas con junto a Maritza Ortiz, una ama de casa que le colaboró para materializar esta iniciativa. agregó el mismo medio.

Instituciones como el Ejército Nacional en Cali aplaudieron el proyecto e informaron que ya los están usando.

“Nosotros vemos viabilidad para apoyar este tipo de elementos que nos van a servir y facilitar la comunicación”, aseguró el coronel Henry Mauricio López, comandante de la Tercera Brigada del Ejército, según el medio de información colombiano.

Pensando en los más de 540.000 personas que padecen discapacidades auditivas, la iniciativa se expuso en el Senado y busca que sea obligatoria la disposición de tapabocas inclusivos y que cuenten con un visor transparente para la adecuada lectura de labios e interacción de personas con discapacidad auditiva, según dice la página del Congreso de la República