El ministro de Agricultura, Andrés Valencia Pinzón, afirmó mediante un comunicado de su despacho que el pasado miércoles se emitió una nueva resolución con la que se hacen precisiones sobre “las medidas de conservación definidas para el recurso tiburón”.

“En tal sentido, se elimina de los artículos uno y dos las expresiones aleta de tiburón, para dar claridad a la interpretación equivocada que se le dio en un comienzo”, agregó la información.

Eso quiere decir que se eliminó la cuota de comercialización de aletas, pues, el Gobierno, manifiesta en el nuevo documento, “no pretendió autorizar ni promover el aleteo, pues esta práctica está prohibida en la legislación pesquera del país”.

La nueva decisión se tomó con base en las nuevas recomendaciones que hizo el Comité Ejecutivo para la Pesca, conformado por los Ministerios de Agricultura y de Ambiente, así como la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap).

La decisión se tomó luego de que a finales de octubre se desatara una polémica en el país por la resolución que permitía a los pescadores artesanales cazar hasta 125 toneladas de tiburón y otras 5,2 toneladas de aletas de ese animal.

En ese momento, el ministerio señaló que la medida se tomó considerando que esa especie es “susceptible de ser aprovechada” y en cumplimiento de una ley de 1990 con la que se ordena establecer las “cuotas globales de pesca” de diferentes especies.

Un mes después, la Procuraduría pidió al Gobierno que modificara, suspendiera o revocara dicha resolución porque no existe “información científica suficiente, ni claridad sobre el control que se realizará a los pescadores por parte de las autoridades”.

El Ministerio de Agricultura atendió la medida, y dio a conocer la nueva resolución, este lunes.