Hace una semana, el juzgado 43 penal de Bogotá condenó a 10 años y 8 meses de prisión y a pagar una multa de 500 SMMV a Castillo, exdirectora del Gimnasio Castillo Campestre —donde estudiaba Sergio Urrego—, sin beneficio a casa por cárcel.

El Tribunal Superior de Bogotá confirmó la sentencia, pero la redujo a 8 años y 8 meses; además canceló la orden de captura y le dio el beneficio de prisión domiciliaria, aunque mantuvo el monto de la multa que deberá pagar, indicó Blu Radio.

(Lea también: Amenazas y presiones de rectora por las que Sergio Urrego se quitó la vida, reveló exnovio)

Amanda Castillo fue hallada culpable de los delitos de falsa denuncia contra persona determinada y ocultamiento, alteración o destrucción de elemento material probatorio, en el caso de Sergio Urrego, adolescente que se quitó la vida en 2014 por la discriminación que sufrió en su colegio por su orientación sexual.

La Fiscalía indicó que la exdirectora presionó a la familia del exnovio de Urrego, Danilo Pinzón, para denunciarlo por acoso sexual; esa era la condición para que Pinzón pudiera continuar con sus estudios en el Gimnasio Castillo Campestre de Bogotá.

Precisamente, el exnovio fue uno de los testigos del ente acusador. El papá de Pinzón también confirmó la presión que sufrió de parte de Castillo en el juicio, donde dijo:

“En ese momento no entendía que había pasado. Nunca el acoso sexual se había nombrado en las reuniones, así que antes de radicarlo le añadí la palabra ‘presunto’, porque sabía que era algo grave. Tenía miedo porque no sabía cuál iba a ser el destino educativo de mi hijo, pues si no radicábamos el documento no podíamos seguir con el proceso”.

Después de conocer la reducción de la condena a Castillo, la Fiscalía anunció —de acuerdo con la emisora— que interpondrá un recurso extraordinario de casación, para que la Corte Suprema de Justicia tenga la palabra final.

Por este caso ya se había condenado a 39 meses de prisión a la entonces sicóloga del Gimnasio Castillo Campestre, que reconoció que discriminó a Urrego; como reparación a la familia, ella pidió perdón.