Todo partió del hecho de que una primera votación no resultó como esperaban. Pasadas las 9 de la noche, y pese a tener 47 votos contra 34, la mesa directiva del Senado sostuvo que se necesitaban 48 para consolidar la mayoría absoluta, indicó El Espectador.

Muchos senadores la consideraban cantidad suficiente y casi cantaban victoria, señalando que el quórum de 93 debía descontar las curules de Mockus y los 15 congresistas impedidos, destacó La Silla Vacía.

La sesión hizo una pausa pues el tema suscitó la discusión de la ley quinta que reglamenta estos procedimientos. Al final la conclusión pareció ser la necesidad de un segundo sufragio.

Algunos analistas consideraban que si al repetir la votación se volvían a rechazar las objeciones, aunque no alcanzaran votación absoluta, estas quedarían descartadas de todas formas.

Sin embargo, hacia las 10 de la noche se volvió a revisar el quórum, pero solamente quedaron unos 35 congresistas, principalmente del Centro Democrático.

La senadora Paloma Valencia atribuyó el retiro al hecho de que de haber vuelto a ser insuficiente la votación de la ponencia que negaba las discrepancias, se habría tenido que abordar otra proposición para votarlas una a una; algo que las bancadas defensoras de la JEP siempre han rechazado.

A raíz de esto, al final de la discusión se convocó la nueva sesión para este miércoles 1 de mayo a las 10 de la mañana.