La arrodillada que Rivas tuvo que hacer para congraciarse con ella no fue leve, tal como quedó en un video que él mismo grabó y publicó en redes buscando que otros tuiteros le ayudaran a convencerla de que le pasara la metida de pata.

Pero, primero, Rivas contó en otro trino en qué consistió su equivocación:

Él después persiguió a Morales tras bambalinas tratando de hacerla reír y hasta le ofreció ser su “Rappitendero” con el que podía “cometer explotación laboral”. Todo para que lo disculpara. Ella solo atinó a decirle “tarado”.

Medio en serio y medio en broma, Morales se siguió haciendo la difícil hasta el final. Obligada a sonreír, dijo que no lo perdonaría, por lo que él empezó a promover el hashtag #ClaudiaPerdonaARivas.

Este fue el video de la pataleta que le armó Rivas a ella para que lo perdonara:

La mayoría de personas lo apoyaron, aunque alguno bromeaba con un hashtag opuesto:

No faltó el que también bromeara con su vestido:

Ella también preguntó en su Twitter si debía perdonarlo, y sus seguidores también se dividieron, pero lo apoyaron más a él:

Hasta el momento, Claudia Palacios no se ha pronunciado sobre el desaguisado.