El capítulo transporta a los espectadores al mundo (más o menos) ficticio de ‘Chibchombia’ y muestra el choque que Moure y De Francisco sufren en su regreso al presente.

Aparecen en 2019, pero juegan con el paso de los años y la permanencia de cosas del año 2000 como ‘Betty, la fea’ en televisión, Julio Sánchez Cristo en la radio y Enrique Peñalosa de alcalde.

En un momento incluso se ve a Aída Merlano cayendo y escapando en una moto de ‘Papi’, la marca ficticia que emula a Rappi. Ara se llama ‘Para’, Justo & Bueno es ‘Busto y Pleno’, Uber es ‘Ubre’ y el Sitp se llama ‘Shitp’, pero además no dice ‘En tránsito’, sino ‘En tráfico’.

Tal es el choque que incluso intentan atracarlos y los dejan porque todavía cargan un Nokia y un Motorola viejos. Luego se ven con Andrés Pastrana, al que felicitan por haber conseguido la paz, pero él es el que los aterriza en el presente.

Después visitan al presidente Iván Duque, que los recibe haciendo jueguitos con una pelota y una guitarra. Eso es lo que pasa antes de ver a un personaje que está en el sótano de Palacio y es la representación del expresidente Álvaro Uribe.

Al encontrarlo se ve que es Uribe el que los puso a dormir durante tanto tiempo. “Era necesario por los intereses superiores de la patria. Ustedes eran una influencia mala: dizque ‘maldito país’, cuando esta tierra es tan bonita hombre”, dice el personaje.

“No habría sido posible sacar a Colombia adelante con esa energía de ustedes tan negra, como mi mano”, agrega, antes de que comience a quemarse su trasero. Entonces vuelve el “doctor Granada”, que sería el abogado Jaime Granados, abogado del hoy senador, y lo apaga.

“Muchas gracias doctor y piense cómo me va a sacar de este lío con que me voy a meter con estos dos”, concluye, antes de mandar a que atrapen a los protagonistas.

Este es el capítulo completo, titulado ’19 años perdidos’: