A partir de las primeras indagaciones, el coronel Hugo Casas dijo que los hechos ocurrieron sobre las 4:00 de la madrugada en un paraje desolado, y que cuando sus hombres llegaron al sitio se encontraron con cuatro cuerpos sin vida tendidos en el piso, un vehículo y una motocicleta.

“Lo que tenemos, inicialmente, es que uno de ellos sería el conductor del Daewoo Cielo, y que trabajaba en transporte informal desde el hospital de Jamundí hasta diferentes corregimientos y barrios”, explicó Casas, declaración que publicó la Policía en un video.

En cuanto al estado en que hallaron los cuerpos, el oficial dijo que de acuerdo con el reporte de los peritos el ataque se habría perpetrado “con armas de corto alcance”, ya que presentaban “tiros de gracia en la cabeza”.

Casas se atrevió a lanzar una primera hipótesis sobre la que trabajan las autoridades, y es que “estas personas estarían realizando alguna comercialización con la estructura ‘Jaime Martínez’, del sexto frente de las Farc”.

“Por eso llegaron a ese lugar a altas horas de la noche, en ese vehículo y en esa motocicleta, y estos sujetos de la ‘Jaime Martínez’ los habrían asesinado. Es una hipótesis que se desprende de la información que hemos recolectado, pero tenemos que investigar” a profundidad, agregó el oficial.

Al respecto, el secretario de Gobierno del municipio, Javier Sardi, dijo al diario El País que tres de las víctimas vivían en Jamundí, y que los cuerpos estaban abandonados “a unos 4 kilómetros del casco urbano”.

Precisamente Caracol Radio, que cita al general Casas, dio a conocer los nombres de tres de las personas asesinadas: “Wilson Salguero Ordóñez, Andrea Solarte y Cristian Camilo Artunduaga”.

Este último, dice la emisora, era el hombre que trabajaba como conductor de transporte informal.

Debido a esta masacre, las autoridades locales analizan la posibilidad de convocar a un consejo de seguridad para analizar este y otros hechos de violencia en esa zona del país.