Precisamente a ese accionar delictivo se refirió el general Juan Carlos Buitrago, director de la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa), que dijo que “una de esas armas fue usada en el crimen de la candidata Karina García”, según declaración que recoge El Tiempo.

La mujer fue acribillada el pasado 2 de septiembre cuando se movilizaba en una camioneta junto con su mamá y varios colaboradores de su campaña, por una vía en Suárez (Cauca), y según contó el escolta el ataque fue perpetrado con fusil.

En relación a esto, la Policía emitió un comunicado en el que asegura que la banda traficaba “fusiles AK-47 y Colt AR-15”, así como pistolas y revólveres.

Estas armas, dice la institución, eran enviadas desde Estados Unidos en “encomiendas”, y una vez ingresaban al país la banda se encargaba de comercializarlas entre “organizaciones del narcotráfico, terrorismo y grupos armados residuales que delinquen en el Pacífico”.

Fue así como, según la investigación, estas personas lograron distribuir “más de 180 armas de fuego en 9 meses”, y con una de esas se habría atacado a la candidata liberal y su comitiva.

Entre los detalles que entregó la Polfa y que no aparecen en la comunicación oficial, pero que sí publicó el medio capitalino, se destaca el nombre del presunto cabecilla de la banda: Luis Álvaro Aristizábal, así como la captura de “seis policías” señalados de hacer parte de esta organización criminal.

Finalmente, la Policía dio a conocer que esta banda también se dedicaba al tráfico de drogas, y por eso compartió imágenes de los allanamientos y de los elementos que se incautaron: