Uno de los policías grabó el procedimiento para mostrar que aunque las rejas del sitio estaban cerradas, en la población del Valle del Guamuez, había clientes adentro que incumplían con todos los protocolos básicos de bioseguridad por el coronavirus: usar tapabocas, mantener un distanciamiento y lavarse las manos frecuentemente.

“Mi coronel, acá estamos haciendo una verificación en el establecimiento… nuevamente, donde encontramos varios individuos y señoritas ingiriendo bebidas alcohólicas. Efectivamente sí están trabajando aquí, y están violando la medida sanitaria”, advierte el uniformado, según video que circula en redes.

En las imágenes se ve que algunas de las mujeres tratan de cubrir sus rostros y que los hombres también intentan esquivar la cámara, pero las botellas de cerveza que están sobre las mesas los delatan. Además, hay un hombre que está en una mesa consumiendo lo que sería whisky junto a dos mujeres, y lo sorprenden entrepiernado con una de ellas.

La Policía les exige identificarse con “cédula en mano”, y el uniformado que encabeza el procedimiento advierte que van a sellar el negocio.

Este encuentro clandestino generó molestia en la población ya que mientras ciudadanos como estos se saltan todas las normas de la cuarentena, las autoridades de salud tratan de cerrarle el cerco a la COVID-19 para prevenir más contagios, ya que el departamento supera los 1.200 casos positivos.

De hecho, el medio Mi Putumayo alertó sobre que las “fiestas COVID” en la zona se volvieron “caldo de cultivo de brote” de la enfermedad, y resalta que la Policía tuvo que interrumpir 120 celebraciones solo el pasado fin de semana, de las cuales 38 fueron en Mocoa.