La entrevista de ABC estaba enfocada en la defensa de la que está encargado Abelardo de la Espriella en el proceso contra el expresidente Álvaro Uribe, el cual él considera “un montaje judicial por ser el muro de contención de la izquierda radical”.

El próximo 8 de octubre, el ahora senador Uribe enfrenta una indagatoria en la cual se le acusa de manipular a testigos para embarrar el congresista Iván Cepeda.

“Como no ha permitido que la izquierda haga de las suyas, le han enfilado todas las baterías para destruirlo moral, personal e incluso físicamente, siendo víctima de muchos atentados.  Además, está siendo perseguido judicialmente, es un proceso completamente injusto”, indicó de la Espriella al rotativo español.

Sobre las acusaciones de apoyar al paramilitarismo señaló que Uribe no conoce personalmente a ninguno de los miembros o exmiembros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y que ninguno de ellos nunca dijo que se haya reunido con él.

“No creo que, si hubiera una alianza con el paramilitarismo como la que quiere endilgar la izquierda a Uribe, se habría atrevido a hacer lo que hizo: lo desmontó, los encarceló, los extraditó e hizo que se indemnizara a las víctimas”.

De la Espriella también habló sobre el acuerdo de paz, del cual dijo que “fue más que el mayor proceso de lavado de dinero del mundo”.

Fue “el lavado de los recursos de esa organización narcoterrorista. Fue un arrodillamiento de la institucionalidad, se le entregaron toda suerte de gabelas sin nada a cambio, sin reparación de las víctimas”, dijo de la Espriella preguntado por ese medio sobre la supuesta politización de la Justicia colombiana que el sostiene.

“Saltaron del monte al Congreso de la República con curules [escaños] regalados. Es como si los criminales de ETA llegaran de la noche a la mañana al Parlamento español sin haber pagado sus culpas”.

También dijo sobre este tema que con lo que está en desacuerdo es cómo se llevaron a cabo las negociaciones de paz y no en sí de intentar acabar por la vía pacífica a las Farc.

“No tiene presentación que criminales de lesa humanidad no paguen siquiera penas alternativas. Nunca pedimos que los cabecillas de las FARC se pudrieran en una mazmorra. Lo único que pedíamos era un equilibrio que no existió”,  siguió criticando el jurista el acuerdo de paz entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Farc.