Eso corroboró El Tiempo e indicó que la licencia está relacionada con el lujoso apartamento del último piso de la propiedad e involucra a varios reconocidos personajes porque, primero, iba a ser la forma en que Carlos Mattos pretendía pagar la defensa que le haría el abogado Jaime Granados en el proceso por la comercialización de vehículos Hyundai en Colombia, que, según varias columnas de Daniel Coronell, también salpica al hoy fiscal Néstor Humberto Martínez.

Segundo, Jorge Mattos, hermano de Carlos, es el socio mayoritario de la constructora que denunciaron, entre otros copropietarios, los hijos del expresidente Juan Manuel Santos (se desconoce si los tres, Martín, Esteban y Antonia, o solo dos de ellos) y la presidenta de la Corte Constitucional, Gloria Ortiz, informó el periódico.

Estas personas, por medio de un abogado, están solicitando demoler las obras del último piso que, conoció el diario, han sido catalogadas por ellos como ilegales porque no contaron con el permiso de la asamblea e “hizo uso de zonas recreativas, señaladas en la licencia inicial, y les dio trato de zonas exclusivas del apartamento”.

Y tercero, una cantante también terminó involucrada en la publicación, ya que el impreso aseveró que las obras de división del ‘penthouse’, “de 800 metros cuadrados y tasado en 3 millones de dólares”, se comenzaron a hacer luego de que Granados no aceptara la propiedad como parte de pago, pues renunció a defender a Carlos Mattos, y de que la intérprete Fanny Lu se abstuviera de comprarlo porque “el área era muy grande”.

Amanecerá y veremos en qué termina este pleito, ya que el abogado de Jorge Mattos le indicó a El Tiempo que “esta misma semana la curaduría les negó la solicitud de revocatoria de la licencia a los copropietarios”.