La denuncia de esta comunidad la dio a conocer el Noticiero CM&, y aunque no especificó el sector exacto en donde se dan estos piques ilegales sí advirtió que ahora lo hacen a las “8 de la mañana” sin que alguna autoridad les ponga freno.

De hecho, varios habitantes grabaron en video lo ocurrido, pues además del ruido y la inseguridad que eso genera también temen que pueda ocurrir un accidente trágico.

“Ya no tenemos descanso en las mañanas ni en las noches, ya no se respeta horario en ningún momento de la semana. Nos llegan motos, camionetas, camperos y automóviles”, comentó en el noticiero Nelson Mena, un residente de la zona que pide ayuda de las autoridades.

Debido a la molestia que estas carreras provocan la comunidad no aguantó más y explotó. Por eso, se enfrentó verbalmente con quienes organizan y participan en estos eventos de alta velocidad.

“¡Largo, largo, lárguense de aquí!”, es el reclamo que se escucha en otra grabación que compartió el informativo.

Según contó en ese medio Pedro Maya, otro residente de la zona, estas personas “se reúnen por páginas de Facebook”, y llegan a competir en carros y en motocicletas.

El que estos piques se hagan en zonas residenciales y en horas de la mañana tendría que ver con una estrategia para evadir el control de la Policía, pues regularmente las carreras se hacen en la noche y en la madrugada.

Una de las vías más apetecidas por estas personas para competir es la avenida Boyacá con calle 170, en donde según registró hace una par de días Noticias Caracol hubo una carrera en la que conductores imprudentes se metieron en contravía y a gran velocidad.