Uno de los denunciantes es Jair Vega, un ciudadano que alzó su voz en Noticias RCN y se mostró cansado de la situación, pues cuenta que un nutrido grupo de jóvenes se tomó como escenario de carreras la inconclusa Avenida Longitudinal de Occidente (ALO), y que ya se han registrado varios accidentes.

“Han puesto en riesgo la vida de las personas […] con vehículos que no son legales, se encuentran sin placas ni papeles, y cuando accidentan a una persona se montan en otro vehículo y se van, dejando ahí a la persona accidentada”, aseguró Vega en el noticiero, ya que las motos no tienen placas y eso dificulta que las identifiquen.

Otras personas que se sumaron a la denuncia aseguran que los irresponsables les han “echado la moto encima” cuando salen a montar bicicleta por esta zona, que al estar en límites con la población de Soacha parece “terreno de nadie” porque las autoridades no atienden los llamados.

“Uno informa a la Policía y la Policía no realiza el control necesario, porque dice que esto le pertenece a Cundinamarca, y Cundinamarca dice que esto le pertenece a Bogotá”, advirtió Santiago Vega, en el informativo.

El noticiero difundió videos para mostrar que los jóvenes hacen piques y malabares en motos en un tramo de esa avenida, y allí también se observa que hay público en ambos costados y hasta casetas de vendedores ambulantes.

Desfila demasiada gente los fines de semana en esta vía, y sin tapabocas. Y si lo usan, lo llevan es en la barbilla”, agregó otro habitante del sector, que pidió que autoridades de distrito y departamento se pongan de acuerdo para ejercer control.

Los piques ilegales en motos y carros en la ciudad se han vuelto frecuentes en las noches de cuarentena, y por eso la Policía de Tránsito de Bogotá ha venido reportando controles en varias zonas para inmovilizar los vehículos e imponer comparendos.