Accini explicó en El Espectador que en el país hay cerca de 1.200 intensivistas de los que 170, apróximadamente, son pediatras. Entonces, según él, en promedio apenas hay 1.000 intensivistas que antes de la emergencia atendían unas 5.000 camas UCI, que representan 390 unidades de cuidados intensivos, y había problemas para dar una cobertura integral. Ahora va a ser muy difícil atender 10.000 camas, que son las que el Gobierno quiere instalar, aseguró el galeno al diario.

“Con seguridad va a quedar insuficiente el talento humano y no solo con los intensivistas, hablamos de que el cuidado crítico requiere a enfermeras especializadas, actualmente contamos con 1.400, fisioterapeutas respiratorios hay 980 aproximadamente y auxiliares de enfermería. Si antes no se podía dar cobertura a 5.000, menos se va a poder hacer a 10.000 camas“, declaró el presidente de la asociación.

A eso se le suma que varios intensivistas, por  la edad o tener comorbilidades, tuvieron que entrar en aislamiento, agregó Accini. No obstante, se está capacitando personas, de manera presencial y a través de la telemedicina y otros medios, para dar una mejor cobertura.

Y es que en Colombia la ocupación de UCI ya sobrepasa el 70 % en muchos territorios del país.

Bogotá, que tiene la mayor cantidad de casos, por ejemplo, está por encima del 80 %, pese a que el Gobierno acaba de entregar más de 200 nuevos respiradores, que ya fueron instalados. Sin embargo, ya hay varios hospitales con el 100% de las camas de cuidados intensivos ocupadas.

El mismo caso sucede en Cali que, según dijo en Blu Radio el alcalde de la ciudad, Jorge Iván Ospina, la ocupación de las UCI está sobre el 82 %, igual que en los departamentos de Putumayo, Bolívar y Magdalena.

Norte de Santander y Nariño, por su parte, están por encima del 75 %.