El periodista Daniel Coronell hizo la denuncia y pidió el amparo del Comité para la Protección de Periodistas:

Guillén incluso acusó al “uribismo” de haberle dado la orden de asesinarlos, pero Mendoza fue más allá e incluso señaló al senador Álvaro Uribe de “concretar la orden”, denunciando que carecen de garantías de seguridad.

Además de ellos, las amenazas también apuntan a un tuitero antiuribista conocido como Beto Coral, quien tiene asilo político en Estados Unidos.

El director de la Fundación para la Libertad de Prensa, Pedro Vaca, denunció la “exagerada ineficiencia” de la Unidad Nacional de Protección, la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo para protegerlos:

El senador Gustavo Bolívar responsabilizó al Estado por la integridad de los amenazados.