Desde el viernes se vieron los actos de indisciplinas por parte de personas que no sintieron temor por la COVID-19, por la que varios países de Europa volvieron a confinamiento, y participaron en caravanas y fiestas.

En Bogotá, por ejemplo, personas armaron la ‘Caravana del payaso’, según una de las participantes —entrevistada en Noticias RCN—para bajar el estrés que la pandemia y las cuarentenas han causado.

En el recorrido, de 29 kilómetros que terminó en el estadio El Campín, también participaron personas con otros disfraces; se vieron aglomeraciones y el uso incorrecto del tapabocas, de acuerdo con el noticiero.

Asimismo, la Alcaldía de Bogotá reportó que en la madrugada de Halloween se desmanteló una fiesta clandestina, en la localidad de Chapinero, en la que se intentó esconder a los más de 100 asistentes en diferentes habitaciones.

Según el noticiero, las autoridades impusieron 222 comparendos en la capital, por incumplir las medidas de autocuidado.

Una situación similar se vivió en el Valle, agregó el medio, donde también se presentaron caravanas y desfiles en el centro y sur de Cali. Más de 600 personas, en todo el departamento, fueron sancionadas por incumplir las medidas.

Incluso, las autoridades descubrieron una fiesta de Halloween clandestina de más de 200 jóvenes, la mayoría menores de edad, en una casa de la capital del Valle en la que se vendió alcohol, los asistentes no usaron tapabocas y no se respeto el distanciamiento social, aseguró Blu Radio.

Los menores fueron aprehendidos por las autoridades, y los padres tuvieron que ir a recogerlos.

Además, la Policía de Cali acabó con más celebraciones clandestinas durante este sábado de brujas.

Noticias RCN también informó que en Medellín también se hizo una caravana de Halloween en patines, pese a que había toque de queda en Antioquia.

De igual manera, en Cúcuta y Bucaramanga se reportaron caravanas en bicicletas, motos y vehículos, incluso con personas que iban tomando. Los participantes fueron sancionados.