La poca circulación de rutas zonales, buses y alimentadores ha hecho que pasajeros no hayan logrado llegar a sus lugares de destino debido a la larga espera.

Una de las afectadas afirmó a Noticias RCN que la situación “está muy difícil” por la obligación de caminar hacia otros paraderos.

Aunque el caos es visible este lunes, los buses pertenecientes a la empresa Tranzit han operado con menor frecuencia en los últimos meses. Actualmente, la organización tiene congelado el proceso de negociación de un nuevo contrato con Transmilenio.

“El 15 de mayo de 2019 se solicitó una nueva suspensión del proceso de reorganización por 60 días”, expone Tranzit en un comunicado; sin embargo, añade en el mismo documento que que este problema no tiene la intención de incumplir con los deberes de la empresa.

Por el momento, los usuarios de rutas como la 950, que viaja desde el sector del Tuno hasta el Terminal del Salitre, tendrán que seguir esperando a que pasen sus rutas en un proceso que puede durar hasta hora y media.