La denunciante Claudia Caviedes expuso ese caso ante City Noticias y contó que perdió la cita médica del niño, de 4 años, porque ninguno de los transportadores de servicio público individual —que se ubican frente a la estación de Transmilenio Calle 85, sobre la Autopista Norte (Bogotá)— quiso asumir la carrera.

Lo anterior, según el noticiero, porque la mayoría de los taxistas que se estacionan en ese sitio prefieren llevar a varios ciudadanos hasta un mismo punto y cobrarles 2.000 pesos cada uno.

“Me bajé en la 85 para tomar un taxi. Dije tomo un taxi y así sea sobre la hora llego […]. Muchos taxis libres, pero me decían que no hacían el viaje porque únicamente iban hasta el Andino (centro comercial) o hasta la carrera 15”, contó Caviedes al informativo capitalino.

Para reafirmar su denuncia, la mujer grabó un video con su celular donde se evidencia a varios pasajeros subiéndose a un mismo taxi, que presta el servicio de colectivo. Esa grabación la mostró el medio y la puede ver al final de esta nota, desde el minuto 1:06.

“Estaban prestando un servicio colectivo porque había muchas personas. Eso sí muy juiciosos (los pasajeros) hacen su filita. Hay una persona que los organiza, les atiende la entrada y los acomoda”, agregó la denunciante.

Aunque ese servicio es ilegal para este tipo de vehículos, lectores de Pulzo también confirmaron que esa misma practica la hacen los taxistas frente a las estaciones Virrey y Mazurén, norte de la capital.