En medio de los choques entre la multitud enardecida y el escuadrón antidisturbios de la Policía, un joven resultó herido de muerte por lo que sería un proyectil aturdidor.

Después de atacar la URI a donde la menor fue conducida la noche del miércoles pasado, el objetivo de los vándalos fue la sede de Medicina Legal, institución que indicó en un comunicado que había quedado “totalmente destruida”, según informa Noticias Caracol.

Ese medio señaló que en el lugar había “cuerpos esqueletizados de personas que son buscadas por sus familiares, evidencias de casos judiciales e información de personas desaparecidas“.

Vea también: [Video] Tanqueta del Esmad atropelló contra pared a manifestantes en Popayán.

Incluso la ONU condenó lo sucedido: “Urge proteger evidencias forenses que allí se encuentran“, resaltó la delegada de la alta comisionada de Derechos Humanos, Juliette de Rivero: