La revista dice que este documento contiene varios puntos en los que se le sugiere a Nicolás Maduro que “infiltre” y “capitalice” las protestas en Colombia, que desde hace más de 20 días adelantan las comunidades indígenas en el sur del país.

“El actual escenario de protestas indígenas en Colombia favorece al gobierno venezolano en la medida (en) que el presidente Iván Duque orientaría toda su atención a la crisis interna colombiana…”, dice el documento, que según ese medio cuenta con el respaldo de una veintena de militares activos y retirados que le hablan al oído al régimen, y cuyas recomendaciones se convierten casi que en una orden.

Allí también hay tres puntos que de acuerdo con la lectura que hace Semana son una combinación entre observaciones  y “líneas de acción a seguir”:

“1. Politización política en Colombia tiende a incrementarse. 2. El apoyo del gobierno (de Venezuela) a las protestas indígenas deben estar orientados a: Que se conviertan en protestas que afecten la gobernabilidad de Colombia. Abrir otro frente de conflicto a Duque para evitar que se siga involucrando en los asuntos internos de Venezuela”.

En cuanto al tercer punto, la revista dice que allí están consignados los riesgos que, a mediano y largo plazo, podría tener para Venezuela su plan de infiltrar las movilizaciones indígenas.

Las protestas “podrían replicarse en Venezuela con el pueblo indígena Pemón (sur del estado Bolívar), creando brotes de secesión”, se podrían “fortalecer los movimientos indígenas en América Latina”. Además, temen que el gobierno Duque “podría descalificar las protestas por estar financiadas y apoyadas por el gobierno (de Venezuela), en su afán de satanizar la legitimidad de Maduro”.

Finalmente, Semana dice que hay un segundo capítulo que contiene “recomendaciones” para “apoyar y financiar” esta protesta con el objetivo de “debilitar a Duque y mantener la apertura de otros frentes de conflicto”.