Ahora el que expone esa idea es Antonio Caballero, en su columna de la revista Semana, para quien los motivos de la dimisión de Martínez, a quien califica como el “más dañino fiscal concebible”, no son tan bienvenidos como su renuncia.

Esos motivos (la negación de la extradición de ‘Jesús Santrich por parte de la Jurisdicción Especial para la Paz y la orden de su libertad), según Caballero, “le dan la disculpa necesaria para no inhabilitarse en la carrera por la presidencia que ya empieza”.

“Martínez no se va porque lo destituya la corte, ni porque él mismo se reconozca finalmente impedido por alguno de sus muchos conflictos de interés”, asegura Caballero. Se va, sostiene el columnista, “porque se ruboriza, como una virgen ofendida al ver absuelto a un exguerrillero. Se le erizan sus escrúpulos. Y así sale convertido en el mejor candidato presidencial posible del Centro Democrático uribista: un hombre inteligente y malo”.

Pero esa tesis de que Martínez podría ser el candidato del uribismo para las próximas elecciones presidenciales también la planteó hace unos días la periodista Cecilia Orozco Tascón, directora de Noticias Uno.

En su cuenta de Twitter, recién Martínez informó sobre su renuncia a la Fiscalía General de la Nación, Orozco Tascón dio las claves que, considera ella, explican esa decisión. Una de ellas la enunció a manera de pregunta

“¿Había prometido a EU algo que no pudo cumplir? 2. ¿Es mejor un retiro anticipado que el desprestigio? 3. Tirándole la puerta en la cara, al Estado, ¿empieza su carrera de candidato presidencial de la ultraderecha?”.