El fallecimiento de Muñoz López lo comunicó, y lo lamentó, este viernes Gustavo Gómez, en Caracol Radio, emisora en la que el curtido comunicador tuvo el programa ‘Así canta Colombia’, emitido los lunes, de 12:00 de la medianoche a la 01:00 de la madrugada.

Por eso, el humorista ‘Don Jediondo’, cuyo verdadero nombre es Pedro Antonio González González, cuando lo imitaba en el programa ‘La luciérnaga’, decía que tenía un “precioso horario”, un decir que hizo carrera entre los colombianos que lo usan para burlarse de los horarios que les resultan difíciles, incómodos o extraordinarios.

En el mismo programa de Caracol Radio por las tardes, Muñoz López tuvo un espacio en el que presentaba boleros cargados de historia.

Pero más que eso, Gabriel Muñoz López, un manizaleño de 92 años, verdadero decano del periodismo colombiano, también es recordado por haber narrado el gol olímpico que anotó Marcos Coll en el empate 4-4 ante Rusia, en el mundial de Chile de 1962.

Su vida fue un cúmulo de experiencias y anécdotas que enriquecieron el ejercicio del periodismo y de la radio en el país. Solo la forma en que comenzó en esa actividad ya anunciaba la capacidad que tenía y que lo haría después una figura indiscutible en ese medio.

Contó Muñoz López hace poco en esa misma emisora que, en 1945, se presentó a un programa de aficionados en la emisora Electra. “Ahí narré [el partido] Boca Junior, de la ciudad de Cali, y el Once Deportivo, que era la moda entonces, y gané ya diez pesos. Por respeto a mi papá, no me identifiqué como Gabriel Muñoz López, sino como el ‘Locutor fantasma’”. Y así se le conoció después.

Su versatilidad también quedó probada cuando tuvo que narrar una partida de tejo en la emisora Nuevo Mundo.

A Muñoz López le sobreviven su esposa, María Sabina, y sus hijas Sandra, Lucero, Adriana y Andrea; y sus nietos Catalina, Manuela y Martín, agregó Gómez.

El veterano periodista se había retirado de toda actividad en los últimos meses para atender su salud.